Reflexiones en las postrimerías de mi existencia

No cabe la menor duda de que Dios (para los creyentes) o la Madre Naturaleza (para los incrédulos), son quienes determinan el final de nuestros días.
Después de haber vivido 67 años en este planeta llamado Tierra o Planeta Azul, siento que cada día se acerca más mi despedida definitiva de este mundo.
Nací el 25 de abril de 1947, por lo que me faltan escasos 3 meses para cumplir los 68, en este 2015. Mi padre (q.e.d) llegó a los 88 años de edad. Si Dios o la Madre Naturaleza me conceden vida suficiente para alcanzar esta cantidad de años, me faltarían por vivir 20 años más. Sin embargo, sólo Dios sabe cuánto tiempo me queda por delante. Como puede ser un día, puede ser un mes o varios años más. Ninguna persona, por más adivina que sea, puede determinar a ciencia cierta la duración de la existencia individual y mucho menos global de la Humanidad. Aunque hay personas (con título o sin éste) que se atreven a convertirse en dioses y etiquetan a los enfermos como “desahuciados,” “le quedan 3 meses de vida”, “no vivirá más de un año”, etc. Yo no les creo, ni nadie deberá creerles, puesto que en muchos de sus diagnósticos “profesionales” se han equivocado. Un ejemplo todavía latente se encuentra en un amigo mío, a quien los “médicos” le diagnosticaron pocos años de vida cuando él contaba con escasos 20 años de edad, porque en una consulta detectaron que él tenía instalado el corazón del lado contrario que el de la generalidad de los seres humanos. Hoy (2015) a cumplir 73 años de edad y sigue viviendo con la esperanza de llegar a los 90. Por todo lo anterior, insisto, en no creerles a los “doctores” en este tipo de diagnósticos, más bien debemos confiar en la voluntad de Dios o en la indescifrable Madre Naturaleza.

Estoy actualmente (2015) experimentando mi nueva etapa (Tercera Edad). Una época desconocida para todas aquellas personas que nos toca la fortuna o la desgracia, dependiendo del punto de vista, de llegar a ella. Es triste llegar a la vejez, pero es más triste no llegar. Quienes cuentan con los medios económicos suficientes para subsistir holgada y despreocupadamente incluso en su ancianidad, son afortunadas. Las que tienen que vivir de la caridad o que teniéndolo todo sufren de marginación, de soledad, son desgraciadas.

En mi caso personal, llevo una vida tranquila, con los medios económicos suficientes para subsistir, gracias a Dios y a la buena voluntad del menor de mis hermanos, el único hermano que me queda en este mundo. Nuestros padres nos enseñaron a ser solidarios, unidos, entre nosotros sus hijos, respetando la privacidad y la vida privada de cada uno de los integrantes de nuestro núcleo familiar. Respetamos aquellas enseñanzas y nos ayudamos mutuamente cuando así se requiere. Cada uno lucha por su propia existencia y ayuda a salir adelante a sus propios hijos. Enseñándolos a su vez a hacerse responsables de sus actos o decisiones individuales y grupales.

En base a la creencia de que Dios es el Creador y el Padre de todos los seres vivos, considero a todos los seres humanos como mis hermanos, respeto sus vidas y sus criterios; y si de alguna manera puedo contribuir en algo, lo hago con mucho gusto, con la satisfacción de sentirme útil.

¿Cómo concibo a Dios? Como una Divina Ilusión Omnipotente Sobrenatural.

D = Divina

I = Ilusión

O = Omnipotente

S = Sobrenatural.

Además esta Divina Ilusión es Omnisciente, Omnipresente, Eterna, Infinita. Creadora de todo cuanto existe en este planeta, en el Universo, el Cosmos y en la Nada.

“Dios es el ser supremo al que las religiones monoteístas consideran como creador del universo. Se trata de una deidad a la que diversas religiones rinden culto y alaban. La palabra proviene del concepto latino deus y se escribe con mayúscula inicial cuando se refiere a la mencionada idea de ser supremo para las religiones como el cristianismo, el judaísmo y el Islam, entre otras.” Lee todo en: Definición de dios – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/dios/#ixzz3Pg5uko2G

Existen millones de testimonios de que Dios se comunica, se presenta, se conecta, a través de la conciencia del ser humano creyente en su existencia. Personalmente mantengo un contacto consciente con Dios a través de la oración y la meditación y Él me ilumina con su omnisciencia, me protege con su omnipotencia. Ni a mí ni a ninguno de los millones de creyentes nos interesa presentar pruebas de Su existencia, de Su manifestación personal o individual. Cada individuo, hombre o mujer, goza de un libre albedrío para creer o no, en Él.

El hecho de que la gente se reúna, se congregue, se afilie, para conformar una secta, religión, institución, para adorar a Dios, es una decisión libre de cada uno de los integrantes acorde su criterio. Toda mi vida me he considerado independiente, no alineado a ninguno de los grupos antes mencionados. Soy un libre-pensador que no admite la imposición de creencias o no creencias de ningún tipo. Tolero y respeto el criterio de los demás, para que así mismo respeten el mío.

Todas mis experiencias y conocimientos adquiridos a lo largo de mi ciclo existencial temporal humano, han sido logrados de forma empírica, autodidacta; los cuales me han servido para llegar a la edad que tengo actualmente. Reconozco y agradezco la educación básica (Primaria), la secundaria y actualmente la preparatoria (o educación media superior), que el Gobierno de México me ha impartido y me sigue impartiendo.

De lo anterior deduzco que sólo existe una realidad: Dios. Que todos los seres vivos somos parte integrante de Su Creación.

Mitos, Falacias, Autoenaños y Realidades

“Mito. Del griego mythos (“cuento”), un mito refiere a un relato de hechos maravillosos cuyos protagonistas son personajes sobrenaturales (dioses, monstruos) o extraordinarios (héroes).
Se dice que los mitos forman parte del sistema religioso de una cultura, que los considera como historias verdaderas. Tienen la función de otorgar un respaldo narrativo a las creencias centrales de una comunidad.
El antropólogo Claude Lévi-Strauss agrega que todo mito cumple con tres atributos: trata de una pregunta existencial, está constituido por contrarios irreconciliables y proporciona la reconciliación de esos polos para poner fin a la angustia.
En su origen, el mito es un relato oral. Con el correr del tiempo, sus detalles van variando de acuerdo a la transmisión del conocimiento de generación en generación. Una vez que las sociedades desarrollaron la escritura, el mito fue reelaborado en forma literaria, con lo que extendió sus versiones y variantes.
Cuando, en la antigüedad, las explicaciones científicas comenzaron a competir con las míticas, el término mito adquirió un contexto peyorativo, que comenzó a utilizarse como sinónimo de una creencia extendida pero falsa o de una patraña.
Por otra parte, el concepto de mito también suele utilizarse para referirse a personajes o hechos históricos, como un adjetivo. Por ejemplo: “Juan Manuel Fangio es una figura mítica del automovilismo”.
Los estudiosos han distinguido distintas clases de mitos, como los cosmogónicos (que intentan explicar la creación del mundo), los teogónicos (se refieren al origen de los dioses), los antropogónicos (sobre la aparición del ser humano) y los fundacionales (nacimiento de las ciudades), entre otros.” Lee todo en: Definición de mito – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/mito/#ixzz3Ph88MCGB

“Falacia. Del latín fallacia, una falacia es una mentira o engaño con el que se pretende dañar a una persona sin que ésta se dé cuenta. Una persona que descubre que ha sido víctima de una falacia puede expresar, por ejemplo: “La falacia de su empleo me hizo vivir engañada durante muchos años”, “Pablo está siempre con sus falacias, tratando de estafar a la gente”. Una persona utiliza una falacia para obtener algo que sabe no podría conseguir de otro modo que no sea a través de la apelación a la falsedad, generalmente su intención no es precisamente dañar, sino obtener un beneficio, pero no le preocupa herir a otros para conseguir lo que desea.
En la lógica también se utiliza el concepto para referirse a un argumento que intenta defender algo que es falso. Lo explicaremos mejor a continuación.
Según la definición del diccionario, la lógica es la ciencia del pensamiento, la que permite analizar un razonamiento y determinar si es o no correcto. De todas formas, dentro de esta ciencia existen diversas ramas: la lógica difusa y la constructiva y dentro de cada una diferentes corrientes.” Lee todo en: Definición de falacia – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/falacia/#ixzz3Ph99rJUp

“El autoengaño es el proceso de negarse a racionalizar la relevancia, significancia, o importancia de evidencia contraria y argumentos lógicos que son opuestos a los propios. El autoengaño implica convencerse a sí mismo de una “verdad” (o la falta de la verdad) que no revela un autoconocimiento del engaño. Se ha argumentado que todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño, ya que todo el mundo tiene un bagaje emocional de creencias que pueden ser irracionales. Algunos biólogos evolucionistas sugieren que el engaño es una parte importante del comportamiento humano, el instinto para el auto engaño puede haber dado a los organismos humanos una ventaja selectiva: si alguien se cree su propia mentira (por ejemplo su propia presentación sesgada hacia sus propios intereses), será mejor o más capaz de persuadir a los demás de su “verdad”. http://es.wikipedia.org/wiki/Autoenga%C3%B1o

“Se denomina realidad al conjunto de las cosas existentes, como así también a las relaciones que estas mantienen entre sí. Si bien esta definición pueda sonar propia del sentido común, lo cierto es que fue un concepto ampliamente debatido en el campo de la filosofía por mucho tiempo. Básicamente la dificultad siempre estribó en el grado de importancia que se le daba al papel de los sentidos en la comprensión del mundo.
Los primeros planteos filosóficos en lo que respecta a la noción de realidad pueden encontrarse en la Grecia clásica, como por ejemplo, en la obra de Platón. Según este filósofo, lo observable por los sentidos no es nada más que el reflejo de la verdadera realidad, que consiste en el universo de las ideas. Así, el mundo presente debe interpretarse como una representación que carece de sustento propio.
Distinta a la postura precedente, se encuentra la visión de Aristóteles. A el se le puede considerar un filósofo plenamente realista, en la medida en que valora como fidedignos a los datos que nos entregan los sentidos. Para él, un objeto de la realidad se comprendía por las nociones de sustancia y accidente, siendo la primera la forma que lo hacía pertenecer a una clase determinada, y la segunda, lo cambiante entre cada miembro de la especie. Estos elementos de análisis tuvieron gran repercusión, llegando hasta el medioevo con la teología que desarrollo Santo Tomás.
Opuestos a estas concepciones se muestran los planteamientos posteriores de George Berkeley. Este filósofo irlandés llevó el empirismo hasta las ultimas consecuencias, llegando a expresar que solo existen las percepciones del mundo; en otras palabras podemos es decir que existen percepciones del mundo, más no que exista el mundo. David Hume se inspiró en estos planteos al criticar la noción de “yo” y de causa y efecto; así, estas interpretaciones serían ajenas a lo percibido.
Kant, por su parte, intentó unir estas dos posturas frente a lo real y valoró tanto a los datos percibidos por los sentidos como a las categorías mentales que a los estos se aplican (como por ejemplo, causa y efecto). En este sentido, constituye una síntesis de ambas posturas.
En la actualidad el problema de lo real es menos discutido, aunque aun quedan temas por tratar. El tratamiento de estos se relacionaría con nuestra capacidad de conocimiento de lo existente y por lo tanto, con los alcances de la ciencia.” Desde Definicion ABC: http://www.definicionabc.com/ciencia/realidad.php#ixzz3PhCX3dIW

Puedo deducir entonces que la realidad es concebida por cada individuo. Lo que para uno es de color azul, para otro es blanco, para otro, negro, etc.  Con esto viene a mi mente lo escrito por Ramón de Campoamor:

“Y es que en el mundo traidor, nada es verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experiencias Vividas, Reflexiones, Salud y bienestar y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s