Reflexiones en las postrimerías de mi existencia

No cabe la menor duda de que Dios (para los creyentes) o la Madre Naturaleza (para los incrédulos), son quienes determinan el final de nuestros días.
Después de haber vivido 67 años en este planeta llamado Tierra o Planeta Azul, siento que cada día se acerca más mi despedida definitiva de este mundo.
Nací el 25 de abril de 1947, por lo que me faltan escasos 3 meses para cumplir los 68, en este 2015. Mi padre (q.e.d) llegó a los 88 años de edad. Si Dios o la Madre Naturaleza me conceden vida suficiente para alcanzar esta cantidad de años, me faltarían por vivir 20 años más. Sin embargo, sólo Dios sabe cuánto tiempo me queda por delante. Como puede ser un día, puede ser un mes o varios años más. Ninguna persona, por más adivina que sea, puede determinar a ciencia cierta la duración de la existencia individual y mucho menos global de la Humanidad. Aunque hay personas (con título o sin éste) que se atreven a convertirse en dioses y etiquetan a los enfermos como “desahuciados,” “le quedan 3 meses de vida”, “no vivirá más de un año”, etc. Yo no les creo, ni nadie deberá creerles, puesto que en muchos de sus diagnósticos “profesionales” se han equivocado. Un ejemplo todavía latente se encuentra en un amigo mío, a quien los “médicos” le diagnosticaron pocos años de vida cuando él contaba con escasos 20 años de edad, porque en una consulta detectaron que él tenía instalado el corazón del lado contrario que el de la generalidad de los seres humanos. Hoy (2015) a cumplir 73 años de edad y sigue viviendo con la esperanza de llegar a los 90. Por todo lo anterior, insisto, en no creerles a los “doctores” en este tipo de diagnósticos, más bien debemos confiar en la voluntad de Dios o en la indescifrable Madre Naturaleza.

Estoy actualmente (2015) experimentando mi nueva etapa (Tercera Edad). Una época desconocida para todas aquellas personas que nos toca la fortuna o la desgracia, dependiendo del punto de vista, de llegar a ella. Es triste llegar a la vejez, pero es más triste no llegar. Quienes cuentan con los medios económicos suficientes para subsistir holgada y despreocupadamente incluso en su ancianidad, son afortunadas. Las que tienen que vivir de la caridad o que teniéndolo todo sufren de marginación, de soledad, son desgraciadas.

En mi caso personal, llevo una vida tranquila, con los medios económicos suficientes para subsistir, gracias a Dios y a la buena voluntad del menor de mis hermanos, el único hermano que me queda en este mundo. Nuestros padres nos enseñaron a ser solidarios, unidos, entre nosotros sus hijos, respetando la privacidad y la vida privada de cada uno de los integrantes de nuestro núcleo familiar. Respetamos aquellas enseñanzas y nos ayudamos mutuamente cuando así se requiere. Cada uno lucha por su propia existencia y ayuda a salir adelante a sus propios hijos. Enseñándolos a su vez a hacerse responsables de sus actos o decisiones individuales y grupales.

En base a la creencia de que Dios es el Creador y el Padre de todos los seres vivos, considero a todos los seres humanos como mis hermanos, respeto sus vidas y sus criterios; y si de alguna manera puedo contribuir en algo, lo hago con mucho gusto, con la satisfacción de sentirme útil.

¿Cómo concibo a Dios? Como una Divina Ilusión Omnipotente Sobrenatural.

D = Divina

I = Ilusión

O = Omnipotente

S = Sobrenatural.

Además esta Divina Ilusión es Omnisciente, Omnipresente, Eterna, Infinita. Creadora de todo cuanto existe en este planeta, en el Universo, el Cosmos y en la Nada.

“Dios es el ser supremo al que las religiones monoteístas consideran como creador del universo. Se trata de una deidad a la que diversas religiones rinden culto y alaban. La palabra proviene del concepto latino deus y se escribe con mayúscula inicial cuando se refiere a la mencionada idea de ser supremo para las religiones como el cristianismo, el judaísmo y el Islam, entre otras.” Lee todo en: Definición de dios – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/dios/#ixzz3Pg5uko2G

Existen millones de testimonios de que Dios se comunica, se presenta, se conecta, a través de la conciencia del ser humano creyente en su existencia. Personalmente mantengo un contacto consciente con Dios a través de la oración y la meditación y Él me ilumina con su omnisciencia, me protege con su omnipotencia. Ni a mí ni a ninguno de los millones de creyentes nos interesa presentar pruebas de Su existencia, de Su manifestación personal o individual. Cada individuo, hombre o mujer, goza de un libre albedrío para creer o no, en Él.

El hecho de que la gente se reúna, se congregue, se afilie, para conformar una secta, religión, institución, para adorar a Dios, es una decisión libre de cada uno de los integrantes acorde su criterio. Toda mi vida me he considerado independiente, no alineado a ninguno de los grupos antes mencionados. Soy un libre-pensador que no admite la imposición de creencias o no creencias de ningún tipo. Tolero y respeto el criterio de los demás, para que así mismo respeten el mío.

Todas mis experiencias y conocimientos adquiridos a lo largo de mi ciclo existencial temporal humano, han sido logrados de forma empírica, autodidacta; los cuales me han servido para llegar a la edad que tengo actualmente. Reconozco y agradezco la educación básica (Primaria), la secundaria y actualmente la preparatoria (o educación media superior), que el Gobierno de México me ha impartido y me sigue impartiendo.

De lo anterior deduzco que sólo existe una realidad: Dios. Que todos los seres vivos somos parte integrante de Su Creación.

Mitos, Falacias, Autoenaños y Realidades

“Mito. Del griego mythos (“cuento”), un mito refiere a un relato de hechos maravillosos cuyos protagonistas son personajes sobrenaturales (dioses, monstruos) o extraordinarios (héroes).
Se dice que los mitos forman parte del sistema religioso de una cultura, que los considera como historias verdaderas. Tienen la función de otorgar un respaldo narrativo a las creencias centrales de una comunidad.
El antropólogo Claude Lévi-Strauss agrega que todo mito cumple con tres atributos: trata de una pregunta existencial, está constituido por contrarios irreconciliables y proporciona la reconciliación de esos polos para poner fin a la angustia.
En su origen, el mito es un relato oral. Con el correr del tiempo, sus detalles van variando de acuerdo a la transmisión del conocimiento de generación en generación. Una vez que las sociedades desarrollaron la escritura, el mito fue reelaborado en forma literaria, con lo que extendió sus versiones y variantes.
Cuando, en la antigüedad, las explicaciones científicas comenzaron a competir con las míticas, el término mito adquirió un contexto peyorativo, que comenzó a utilizarse como sinónimo de una creencia extendida pero falsa o de una patraña.
Por otra parte, el concepto de mito también suele utilizarse para referirse a personajes o hechos históricos, como un adjetivo. Por ejemplo: “Juan Manuel Fangio es una figura mítica del automovilismo”.
Los estudiosos han distinguido distintas clases de mitos, como los cosmogónicos (que intentan explicar la creación del mundo), los teogónicos (se refieren al origen de los dioses), los antropogónicos (sobre la aparición del ser humano) y los fundacionales (nacimiento de las ciudades), entre otros.” Lee todo en: Definición de mito – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/mito/#ixzz3Ph88MCGB

“Falacia. Del latín fallacia, una falacia es una mentira o engaño con el que se pretende dañar a una persona sin que ésta se dé cuenta. Una persona que descubre que ha sido víctima de una falacia puede expresar, por ejemplo: “La falacia de su empleo me hizo vivir engañada durante muchos años”, “Pablo está siempre con sus falacias, tratando de estafar a la gente”. Una persona utiliza una falacia para obtener algo que sabe no podría conseguir de otro modo que no sea a través de la apelación a la falsedad, generalmente su intención no es precisamente dañar, sino obtener un beneficio, pero no le preocupa herir a otros para conseguir lo que desea.
En la lógica también se utiliza el concepto para referirse a un argumento que intenta defender algo que es falso. Lo explicaremos mejor a continuación.
Según la definición del diccionario, la lógica es la ciencia del pensamiento, la que permite analizar un razonamiento y determinar si es o no correcto. De todas formas, dentro de esta ciencia existen diversas ramas: la lógica difusa y la constructiva y dentro de cada una diferentes corrientes.” Lee todo en: Definición de falacia – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/falacia/#ixzz3Ph99rJUp

“El autoengaño es el proceso de negarse a racionalizar la relevancia, significancia, o importancia de evidencia contraria y argumentos lógicos que son opuestos a los propios. El autoengaño implica convencerse a sí mismo de una “verdad” (o la falta de la verdad) que no revela un autoconocimiento del engaño. Se ha argumentado que todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño, ya que todo el mundo tiene un bagaje emocional de creencias que pueden ser irracionales. Algunos biólogos evolucionistas sugieren que el engaño es una parte importante del comportamiento humano, el instinto para el auto engaño puede haber dado a los organismos humanos una ventaja selectiva: si alguien se cree su propia mentira (por ejemplo su propia presentación sesgada hacia sus propios intereses), será mejor o más capaz de persuadir a los demás de su “verdad”. http://es.wikipedia.org/wiki/Autoenga%C3%B1o

“Se denomina realidad al conjunto de las cosas existentes, como así también a las relaciones que estas mantienen entre sí. Si bien esta definición pueda sonar propia del sentido común, lo cierto es que fue un concepto ampliamente debatido en el campo de la filosofía por mucho tiempo. Básicamente la dificultad siempre estribó en el grado de importancia que se le daba al papel de los sentidos en la comprensión del mundo.
Los primeros planteos filosóficos en lo que respecta a la noción de realidad pueden encontrarse en la Grecia clásica, como por ejemplo, en la obra de Platón. Según este filósofo, lo observable por los sentidos no es nada más que el reflejo de la verdadera realidad, que consiste en el universo de las ideas. Así, el mundo presente debe interpretarse como una representación que carece de sustento propio.
Distinta a la postura precedente, se encuentra la visión de Aristóteles. A el se le puede considerar un filósofo plenamente realista, en la medida en que valora como fidedignos a los datos que nos entregan los sentidos. Para él, un objeto de la realidad se comprendía por las nociones de sustancia y accidente, siendo la primera la forma que lo hacía pertenecer a una clase determinada, y la segunda, lo cambiante entre cada miembro de la especie. Estos elementos de análisis tuvieron gran repercusión, llegando hasta el medioevo con la teología que desarrollo Santo Tomás.
Opuestos a estas concepciones se muestran los planteamientos posteriores de George Berkeley. Este filósofo irlandés llevó el empirismo hasta las ultimas consecuencias, llegando a expresar que solo existen las percepciones del mundo; en otras palabras podemos es decir que existen percepciones del mundo, más no que exista el mundo. David Hume se inspiró en estos planteos al criticar la noción de “yo” y de causa y efecto; así, estas interpretaciones serían ajenas a lo percibido.
Kant, por su parte, intentó unir estas dos posturas frente a lo real y valoró tanto a los datos percibidos por los sentidos como a las categorías mentales que a los estos se aplican (como por ejemplo, causa y efecto). En este sentido, constituye una síntesis de ambas posturas.
En la actualidad el problema de lo real es menos discutido, aunque aun quedan temas por tratar. El tratamiento de estos se relacionaría con nuestra capacidad de conocimiento de lo existente y por lo tanto, con los alcances de la ciencia.” Desde Definicion ABC: http://www.definicionabc.com/ciencia/realidad.php#ixzz3PhCX3dIW

Puedo deducir entonces que la realidad es concebida por cada individuo. Lo que para uno es de color azul, para otro es blanco, para otro, negro, etc.  Con esto viene a mi mente lo escrito por Ramón de Campoamor:

“Y es que en el mundo traidor, nada es verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira”.

Anuncios
Publicado en Experiencias Vividas, Reflexiones, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo Regresar de la Senectud a la Juventud

El presente tema no se refiere a la recuperación de un cuerpo viejo, convirtiéndolo en uno nuevo. No, aunque ya existen investigadores para revertir el envejecimiento mediante las nuevas tecnologías científicas para prolongar la buena salud del ser humano hasta por 500 años; pero ésta es otra historia.

Generalmente las personas de la llamada Tercera Edad (a partir de los 60 años de vida) comienzan a preocuparse por su inminente muerte y esta preocupación hace que la vejez se manifieste con mayor fuerza. Se sienten más viejas e inútiles con el paso del tiempo. La autoconmiseración contribuye a un estado de ánimo que conlleva tristeza, melancolía, añoranza, angustia, desesperación; que también las envejece precozmente.

¿Por qué sentirse viejo o vieja?

Esta forma de pensar, este sentimiento negativo, es el que podemos cambiar si así lo decidimos. 

Sí, se trata de una firme decisión para cambiar nuestros hábitos, costumbres, pensamientos, sentimientos, estados de ánimo, negativos todos, hacia sus contrarios, los positivos.

Esto no es una teoría, lo estoy viviendo en carne propia. Les comparto mi experiencia:

A mis 67 años de edad ya me sentía cansado, aburrido de la vida, triste, acongojado, abandonado, marginado, angustiado, ansiolítico, hasta pensaba en el suicidio. De pronto me di cuenta que mi cuerpo estaba en perfectas condiciones de salud, su funcionamiento era completa: pies, manos, ojos, oídos, nariz, lengua, corazón, etc., todo me funciona bien actualmente (2014). Entonces, ¿Por qué actúo como anciano?

Comencé a investigar y encontré que mi mente era la que producía, generaba, creaba o fabricaba aquellos pensamientos negativos que me hacían sentir un viejo inútil. No estuve dispuesto a que mi mente se saliera con la suya. Busqué un antídoto, un arma en contra de lo que mi propia mente pensaba: los pensamientos positivos.

¿Qué era lo que me hacía falta para actuar, pensar y sentirme como un joven de 20 años de edad?

Entonces llegó la iluminación divina, esa luz proveniente de mi Creador, Dios:

¡Te falta estudiar!

¡Eso es! Tengo la capacidad física, mental y espiritual para regresar a la época en la que estudiaba secundaria, preparatoria, la cual dejé trunca, ¿por qué no retomar mis estudios de bachillerato?

¡Claro que sí! ¡Manos a la obra!

Busqué en Internet información respecto a cómo estudiar en línea el bachillerato y gracias a Dios existe un programa Prepa en línea – SEP, que se encuentra en la página web:

http://www.prepaenlinea.sep.gob.mx/ 

Desde ese momento todo cambió para mí, de la vejez pasé a la juventud, me sentí joven otra vez, inicié mis trámites, envié copia escaneada de mis documentos personales: certificado de primaria, secundaria, acta de nacimiento, comprobante de domicilio; y ahora aquí estoy cursando la preparatoria como un alumno más del sistema educativo virtual ya mencionado.

¡Claro que se puede! ¡Querer es poder! Nunca es tarde para estudiar, para acrecentar nuestro acervo cultural, para desarrollar nuestras competencias en los ámbitos personal, académico, profesional y/o laboral.

¿Se siente viej@? ¡Ya no más! Recupere su Juventud tomando esta sencilla decisión: Quiero volver a sentirme joven. Por supuesto que lo logrará. Lo tengo comprobado. Lo estoy viviendo en vivo y a todo color.

Publicado en Salud y bienestar | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Nunca es Tarde para Estudiar y Aprender

A mis 67 años de edad estoy estudiando la Preparatoria en línea, soy alumno virtual de la Prepa en línea – SEP, ( http://www.prepaenlinea.sep.gob.mx/portal/ ) . En Mi Campus 3, Grupo CO66, Equipo 2.

Los requisitos que tuve que llenar fueron los siguientes:

1. Contar con un equipo de cómputo con servicio de Internet. Ahora con las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs) se puede estudiar en cualquier parte, pues existen PC de escritorio, tablet, celulares inteligentes, etc., para la adquisición de los conocimientos, en este caso, impartidos por la SEP (Secretaría de Educación Pública). Estoy estudiando cómodamente en mi casa y me siento muy entusiasmado. Ya vamos en la segunda semana y mi avance va muy bien. Mejor de lo que esperaba, pues al principio creí que esta nueva modalidad de estudios virtuales no eran para mí. Sin embargo, poco a poco me fui adentrando y conociendo la plataforma educativa y ya le encontré la punta a la madeja.

2. Para mi aceptación en la Prepa en Línea  SEP, tuve que enviar mi documentación, escaneada, de mi certificado de primaria y secundaria, así como de mi CURP, de mi IFE y un comprobante de domicilio. Grata fue mi sorpresa al ver que fui aceptado, pues temía que mi edad fuese un impedimento y no fue así.

Al ingresar por primera vez en la página, fui dándole clic a cada uno de los módulos y leí muchos conceptos, novedosos para mí, pensé: “Dios mío esto no es para mí”. Estuve a punto de “tirar la toalla”. Mas tuve que comenzar una y otra vez, hasta familiarizarme con cada módulo. Hoy me siento como “pez en el agua”, gracias a Dios y a mi perseverancia.

Poco a poco fui conociendo a cada uno de mis compañeros virtuales de mi primer generación, de mi grupo y de mi equipo y ellos a mí. Me aceptaron y me dieron la bienvenida. Temía que me iban a marginar por mi avanzada edad, pero gracias a Dios que no fue así y ahora estamos colaborando mutuamente para salir adelante y alcanzar nuestra meta en común: Obtener el Certificado de Preparatoria que por diversos motivos personales necesitamos cada uno.

Los facilitadores, los tutores y el mismo sistema educativo nos sugiere y solicita que seamos respetuosos entre nosotros mismos y con todos los participantes, evitando palabras altisonantes, utilizando un lenguaje escrito apropiado, sin utilizar modismos, evitando las faltas ortográficas, etc.

Todo esto ha creado un clima muy agradable y nos llevamos muy bien entre todos.

Aprovecho este espacio para invitar a todas aquellas personas que no hayan terminado sus estudios primarios, secundarios o de preparatoria e incluso profesionales, a que aprovechen la oportunidad que nos brinda el sistema virtual de Internet, en el cual encontramos cursos para todo. Ahora sí que no estudia el que no quiere, pues existen todas las herramientas necesarias para hacerlo.

Les comparto una actividad realizada por su servidor como parte integrantes de las tareas encomendadas por el sistema educativo Prepa en línea – SEP:

Trujillo Contreras Humberto. Proyecto MO

Otras tareas fueron las siguientes:

Trujillo Contreras Humberto MOS1 Servicios Información

Trujillo Contreras Humberto MO S2 Proceso Comunicación

¿Cuántas actividades más vendrán? Son dos o tres por semana. Espero poder realizarlas y en el próximo post compartirlas con usted, amable lector.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cómo Adaptarse a las Circunstancias o cambiarlas a nuestro favor

Las circunstancias que nos rodean son diferentes en cada etapa y en cada edad de la vida del ser humano.

Primera edad: Desde el nacimiento hasta los 30 años.

Segunda edad: De los 31 a los 60.

Tercera edad: De los 61 a los 90.

Cuarta edad: De los 91 a los 120.

Quinta edad: De los 121 a los 150.

Dentro de la primera edad se encuentran consideradas las etapas Infantil, Pubertad, Juvenil y Adulta Joven.

La segunda edad está conformada por la etapa Adulta.

La tercera edad incluye a la etapa Adulta Mayor y Vejez.

La cuarta edad se integra por la etapa de la Vejez.

La quinta edad se conforma por la Ancianidad.

Las circunstancias que rodean al ser humano en su etapa infantil, generalmente dependen de lo que hacen sus padres, las personas de más edad que conviven con el individuo, hombre o mujer, tanto dentro o fuera del hogar. A cada infante le corresponde sujetarse a las disposiciones de quienes cuidan de él. Se adapta a las circunstancias por necesidad. 

Dicha adaptación continúa en las siguientes etapas de la vida del ser humano, hasta que éste se independiza del hogar paterno y se adapta a las circunstancias por decisión propia, dentro de su misma comunidad o en otra distante a ésta.

Pretender que las circunstancias se adapten a nuestro capricho, a nuestra particular forma de ser, de pensar, sentir, hablar, actuar, etc., es un error. Una equivocación que tenemos que rectificar si no queremos vernos involucrados en situaciones conflictivas con quienes nos rodean.

Hoy día, la gente nace en medio de la civilización material abundante, y vive en una época en que las actividades económicas que buscan conseguir los bienes, dominan el mundo. El tiempo ha cambiado dejando atrás el período en que la gente necesitaba las cosas en cantidad moderada.

En nuestro tiempo, con frecuencia no hay distinción entre el bien y el mal, más bien se considera que la riqueza es sinónimo del bien y que la bondad del alma es el impedimento de la actividad económica. Pero en realidad ¿esta es la manera de cómo deben ser las cosas? 

Cuando se dice que el sabio sabe adaptarse a circunstancias cambiantes, comúnmente se interpreta como “el hombre que cambia fácilmente en su opinión o actitud no es confiable“. Así, el hombre noble también cambia conforme a su crecimiento.

Quienes refinan constantemente el criterio de lo bueno y lo malo dentro de sí, son personas elevadas. No hay ninguna razón para reprocharles su cambio, en tanto, un buen criterio para sentirse exitoso en los negocios y en la vida profesional, es nuestro cambio positivo en función del bien que hacemos a los demás, sin egoísmo y sin esperar nada a cambio.

Es muy cierto que todo ser humano nace dotado de un libre albedrío, es libre de ser, pensar, sentir, hablar, actuar, hacer de su vida y con su cuerpo lo que le plazca; que utiliza cuando tiene la capacidad intelectual para decidir por sí mismo, eligiendo el lugar y a las amistades que él o ella creen conveniente, adaptándose a las circunstancias, a los cambios, por necesidad laboral o por su propio gusto y preferencia.

La necesidad de vivir hace que las personas tengan que estudiar, trabajar, buscar el sustento diario, utilizando el instinto de conservación, alternando sus actividades laborales con las sociales o de diversión. En esencia estas circunstancias son las mismas en todo el planeta, lo que difieren son las personas, los lugares, las condiciones económicas, políticas, etc.

El refrán “a la tierra que fueres hacer lo que vieres” nos indica que debemos adaptarnos a las circunstancias que privan en cualquier punto de nuestro globo terráqueo o planeta Tierra.

¿Se pueden cambiar las circunstancias que privan en una comunidad a favor de un individuo? Claro que sí. Veamos un ejemplo personal:

“Llegué a una colonia en la cual existen tres tiendas de abarrotes cercanas a mi domicilio, la más cercas a mi casa vende las cosas a un precio mayor que el de las otras dos. Por lo tanto preferí caminar unos cuantos pasos más para obtener precios si no más baratos al menos no tan caros como el de la tienda que se encuentra casi enfrente de mi hogar. La dueña me preguntó que por qué no le compraba mi mandado a ella y le dije la verdad, es que usted da más caro que en las otras tiendas. Ella me contestó, pues le voy a dar los mismo precios que le dan en las otras tiendas para que sea mi cliente y no vaya más lejos. De acuerdo, le dije, y desde ese día cambiaron las circunstancias a mi favor.”

Otro caso: Un empleado con título profesional que gana como sueldo la cantidad de diez mil pesos mensuales, se da cuenta que en otra empresa le ofrecen quince mil pesos mensuales, le avisa al director de su empresa que va a renunciar para irse a trabajar en donde le pagan más. El patrón considera que está capacitado para el puesto y sus funciones laborales son aceptables y decide aumentarle el sueldo para que no renuncie y continúe prestando sus servicios en ella. 

Como estos ejemplos hay muchos más que nos indican que sí podemos cambiar las circunstancias a nuestro favor, siempre y cuando tengamos la capacidad intelectual y experiencia necesaria para llevar a cabo dichos cambios.

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

TODO ES MENTAL

TODO ES MENTAL, POR ESO, NADIE TE OFENDE.

Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que “alguien” les hizo.

La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida…

¡Nadie, nunca jamás te ha ofendido!

Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.

Y las expectativas tú las creas con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias.

Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor, y no te lo dieron, no tienes porqué sentirte ofendido. Son tus expectativas de lo que “un padre ideal” debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación.

¿Enojado(a) con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende y daña a nadie.

Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma. El hábito de sentirte ofendido por lo que “te hacen otros” (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la escuela, la sociedad y los medios nos enseñan.

Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y como “deben” de actuar los demás. Una novela que no tiene nada que ver con la realidad.

También, las otras personas son criaturas de inventario. A lo largo de su vida, coleccionan experiencias: padres, amigos, parejas, etc. y las almacenan en su inventario interior.

Las experiencias negativas dejan una huella más profunda en nosotros que las positivas. Y cuando una persona es “maltratada” (por no haber dicho o hecho lo que se esperaba de ella) por alguien, deja esa experiencia en su “inventario”. Cuando conoce a otro alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que las que le hirieron, o sea que se predispone. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida, con esos lentes, obviamente lo que teme lo provoca.

¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas.

Y el inventario negativo sigue creciendo. En realidad lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año.

¿Has visto a las personas de edad avanzada y a los matrimonios con muchos años? Su inventario es tan grande, que parece que la negatividad es su vida. Una y otra vez sacan experiencias de su inventario negativo ante cualquier circunstancia.

Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que “debe hacer” y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble. Primero, te sientes ofendido(a) porque no hizo lo que querías.

Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es.

Y es un círculo vicioso.

Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca.

Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser.

Además recuerda también, que nadie te pertenece. Cuando los colonos americanos querían comprarles sus tierras a los Pieles Rojas, estos les contestaron “¿Comprar nuestras tierras? ¡Si no nos pertenecen! Ni el fulgor de las aguas, ni el aire, ni nuestros hermanos los búfalos a los cuales solo cazamos para sobrevivir. Es una idea completamente desconocida para nosotros”.

Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hermanos, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. Es como el fulgor de las aguas o el aire. No los puedes comprar. No los puedes separar. No son tuyos. Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar. Solo puedes meter las manos, sentir el correr de las aguas entre ellas, y dejarlo seguir.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

Entonces ¿Cómo puedo perdonar?

1) Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de “cómo deberían actuar las personas y Dios las que te hieren”. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA van a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque son ideas falsas.

2) Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos, SOLO SI TE LO SOLICITAN, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3) Nadie te pertenece. Ni tus padres, amigos y parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Ama y deja ser.

4) Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5) La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja o Dios perfecto. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol rico, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMAS VA A EXISTIR. Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6) Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7) Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile porqué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de porque lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8) A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros.

No puedes darte ese lujo.

9) Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de conciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida. Y como dirían los Beatles, ¡Let it be! Deja al mundo ser. Y déjate ser a ti también.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

CRITERIOS DE LA HUMANIDAD PARA ENFRENTARSE A LA VIDA

De generación en generación la Humanidad viene utilizando distintos criterios para enfrentarse a la vida:

1. Proteger al más débil desde su nacimiento hasta que puede hacerse responsable de su propia existencia. En el periodo gestacional la madre se cuida lo más que puede para que su embarazo resulte positivo. Protege a su cría hasta que ésta adquiere la fortaleza necesaria para valerse por sí mismo, aunque se dan casos en que los seres vivos permanecen bajo la protección paternal hasta su muerte. No existe una edad predeterminada para que el individuo se destete e independice de sus progenitores. Refiriéndonos a la Humanidad, su capacidad para vivir sin protección paternal puede comenzar a los 6, 7, 8 ó 9 años de edad, siendo casos raros o en menor escala, siendo más comunes los que empiezan su vida libre de los 10 años en adelante.

2. Aunque el más fuerte tiene mayores probabilidades de sobrevivencia, no siempre es así, pues hay personas débiles que logran sobrevivir muchos más años que los más fuertes.

3. La solidaridad humana se manifiesta cuando se ayuda a los que carecen de capacidad para trabajar y obtener ingresos suficientes para sufragar sus propios gastos de manutención, colaborando así a su permanencia con vida en el medio ambiente que le rodea.

4. Generalmente los padres van guiando de manera natural a sus hijos, hacia la consecución de una forma de vida en parte heredada por sus progenitores, en parte adquirida por ellos mismos, para enfrentarse a la vida diaria, ya sea preparándolos en base a estudios primarios, secundarios, técnicos, profesionales, etc., o bien, enseñándoles sus propios oficios o actividades que les han servido para continuar con sus propias vidas.

5. Según observaciones generales, la finalidad de la Humanidad, en esencia, es la procreación o continuación de la especie, sirviéndose de todo aquello que les sea dado para lograr su propósito.

6. La adaptación a su hábitat, a las costumbres de su núcleo social, a las actividades familiares o sociales, es de vital importancia para la continuidad de la vida humana, de forma pacífica y tranquila, respetando a sus padres, a sus familiares, a la sociedad en general. La desadaptación ha creado, crea y seguirá generando conflictos familiares y sociales, a nivel comunidad, local, nacional o internacional o mundial.

7. La gran mayoría practica lo que dijo el Benemérito de las Américas, Don Benito Juárez: “Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”. Ya que si no lo hace, el individuo se mete en problemas, ya sea locales, nacionales o mundiales.

8. Lo hábitos o costumbres han venido cambiando desde hace muchos años, por ejemplo, cuando no se utilizaba moneda alguna, el trueque era lo más comúnmente utilizado para las transacciones comerciales. Actualmente muy poco se utiliza, prefiriendo las operaciones en efectivo o utilizando cheques, tarjetas de crédito o de débito, depósitos interbancarios, etc.

9. Para obtener ingresos económicos, la sociedad actual ha inventado miles de formas, como: la extorsión, el fraude, el engaño, el secuestro, el robo, el asalto y la lista puede continuar infinitamente. El objetivo es sobrevivir y obtener las comodidades que proporciona el Señor don Caballero, como lo es el Dinero.

10. La Humanidad también practica las guerras entre naciones o a nivel mundial, con diferentes objetivos: algunos para obtener pingues ganancias en la venta de armamento militar, otros con el ideal de disminuir el crecimiento demográfico, otros por la supremacía del poder, o por la imposición de creencias religiosas; por apoderarse de terrenos o riquezas naturales como el petróleo, metales preciosos; en fin, que los seres humanos siempre han estado en guerra. Una guerra que no se le ve el fin.

Entre más riqueza posee el individuo, el municipio, el Estado, la nación, más poder adquiere sobre los demás que le rodean, obtienen mayores comodidades, sus terrenos mejor urbanizados, más comunicados, en contraste con aquellos que no tienen más que pobreza a su alrededor, viviendo de la Madre Naturaleza, prácticamente a la intemperie y sin embargo, sobreviven hasta llegar a su destino final e inevitable: la muerte natural.

Al parecer la finalidad primordial que persigue la gran mayoría es el enriquecimiento personal, a como dé lugar, pisoteando los derechos de los demás, humillando a los más pobres, asesinando, secuestrando, asaltando, fraudeando, el caso es adquirir la mayor riqueza posible. En este juego entra quien así lo desea y se aparta aquel que tiene prudencia y principios basados en la solidaridad humana, buscando la paz y la tranquilidad mundiales.

De todo lo anterior se deduce que la finalidad general de la humanidad es una y muy visible: la procreación para la continuidad de la especie humana en las mejores condiciones posibles. Tomando en consideración que todos, absolutamente todos los seres vivos, vamos viajando en la misma nave llamada Planeta Tierra, con un destino sin final, tal vez eterno, porque entre más tiempo pasa, la Tierra se está acercando cada vez más al Sol y puede llegar el día en que sea absorbido por él, tragado prácticamente, terminando así todo vestigio de vida, al menos en este planeta.

Obviamente que esto podrá suceder o no, y si sucediera sería dentro de varios miles de millones de años, para entonces existirá tal vez, otro tipo de sociedad, con diferentes hábitos o costumbres, o posiblemente con los mismos, nadie lo puede saber en la actualidad.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cómo vivir en armonía con los demás

Desde que el mundo es lo que es, los seres humanos han buscado siempre el bienestar personal, común y general de la humanidad y a pesar de los millones de años de existencia en este planeta llamado Tierra, no se ha logrado la total armonía mundial.

La Historia Universal nos relata cómo países enteros han estado en lucha continua durante miles de años, sin llegar a encontrar una solución que les permita vivir en sana paz. Las razones son muchas y variadas, tenemos por ejemplo, la defensa de la patria, sus terrenos, casas, residencias, propiedades, etc. La defensa de las creencias reliciosas. La política de conquista de nuevas tierras. Podríamos aumentar la lista, pero para empezar con este tema, los mencionados son suficiente.

Millones de hombres y mujeres han dedicado parte de su vida luchando por la paz mundial, mas no han logrado ningún avance, o tan siquiera un poco de conciencia en la humanidad, para que no existan guerras, masacres, expropiaciones, atropellos, etc.

Pertenecemos al Reino Animal, donde la cadena alimenticia se impone, el más fuerte se come al más débil. No hemos podido quitarnos el instinto animal que nos caracteriza, para conformar un nivel de calidad humana superior, libre de los impulsos animales que han sido propios de nuestra naturaleza.

¿Llegaremos algún día a liberarnos de ese instinto animal que nos caracteriza?

          

Así vivían los seres humanos (semi-animales?) hace miles y miles de años sobre la faz de la tierra.

Sin embargo, en cada generación se ha venido observando que la especie humana ha ido mejorando cada vez más, al menos en lo que se refiere a su cuerpo, a sus costumbres, a sus creencias, a sus filosofías, etc. Aunque en lo fundamental, refiriéndose al instinto animal, muy poco hemos cambiado. Seguimos siendo agresivos, asesinos, controladores, explotadores, ambiciosos, extorsionadores, secuestradores, etc.

         

El ser humano actual, hombre o mujer, tienen una inteligencia muy avanzada, fabrican o perciben sus propios pensamientos, los reciben o transmiten, utilizando un lenguaje muy avanzado de comunicación, en distintos idiomas, pues actualmente se tiene la tecnología necesaria para traducir de un idioma a otro, todos los pensamientos creados por el hombre.

Nace dotado de un libre albedrío, es libre de ser, de pensar, de sentir, de hablar, de actuar, etc., conforme a su criterio. Respetar este criterio unos a otros, sería la clave para vivir en armonía constante los unos con los otros.

La clave para vivir en paz, nos la dio el Benemérito de las Américas, don Benito Juárez: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Hagamos caso a esta clave, luchemos por el bienestar común de nuestro género humano, en todas las partes habitadas de este planeta llamado Tierra. El cual va viajando sin rumbo fijo, sin un destino, alrededor del Sol, girando sobre su propio eje imaginario. No tenemos otra alternativa más que la de viajar juntos eternamente, durante el tiempo que nos toca vivir en esta vida temporal. ¿Por qué no darnos la mano? ¿Por qué no luchar para mejorar nuestro planeta o nave eterna?

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario